Xenofobia y grandeza china*

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Print this pageEmail this to someoneDigg thisPin on PinterestShare on TumblrShare on StumbleUpon

ASIA
José Álvarez Cornett
(@chegoyo en Twitter)
CARACAS
26/Diciembre/2014

Nei-Wai

Nei Wai You Bie (内外有别 nèi wài yǒu bié )

Esta es una expresión china que literalmente significa: Adentro, Afuera, Tiene Diferencia, y la que podemos traducir por “Tratar a los conocidos diferente de los extraños.”

Cualquiera persona cuyo origen no sea chino, y que tenga o desee desarrollar un contacto prolongado con la cultura china, no tardará en encontrar ciertos rasgos xenófobos, acentuados con elementos chauvinistas, debido al nacionalismo y sentido de superioridad que sienten y muestran los ciudadanos chinos, y que, paradójicamente, a veces están combinados con una admiración y amor por las cosas extranjeras — xenofilia. Es fácil ver en la historia de China como los chinos han pasado, un poco caprichosamente, por períodos de excesivo amor por las cosas foráneas, para pasar luego por períodos de odio y rechazo por todo lo extranjero, para volver de nuevo a épocas de intensa xenofilia.

Esta forma de ser de los chinos, a menos que sea bien comprendida, puede causar roces y molestias que dificulten las negociaciones comerciales y/o diplomáticas y afecten hasta simples intentos por mantener relaciones de amistad. Esta característica de los chinos tiene una explicación la cual exponemos en este artículo.

Una debilidad de los chinos es que no se sienten cómodos con los extraños y, en particular, con los extranjeros. La frase, Nei Wai You Bie, expresa una profunda segregación en la sociedad china. En la cultura china no hay lugar para que el individuo este solo. La persona no es considerada como en occidente como un ser con su libre albedrío. Más bien, en China, la persona nace arropada, y en ocasiones amarrada, por un entramado de líneas de relaciones que distinguen muy claramente a aquellos están adentro de los que están afuera. La influencia del confucianismo en la estructura jerárquica de la familia y la sociedad es algo que debe ser considerado.

Adentro (Nei, ), formando círculos concéntricos centrados en la persona, están la familia y las relaciones jerárquicas familiares, y del clan,  los compañeros de la escuela, los compañeros de trabajo, los paisanos de la ciudad o de la provincia en donde la persona nació, y, por último, todos los descendientes del mítico Emperador Amarillo ( 黃帝, Huáng Dì), al cual todos los chinos trazan su origen.

Afuera (Wai, ) de estos círculos concéntricos están todos los demás: los chinos desconocidos, y muy en particular, los extranjeros. Para con los de adentro existen reglas particulares y específicas de comportamiento, modos claros de conducta, reglas de cortesía y reciprocidad regidos por los principios del confusionismo que casi no existen para con los que están afuera y, en particular, para con los extranjeros.

Es por eso que dentro de China los chinos son poco solidarios con los extraños. En 1924, Sun Yat-sen describió a su pueblo con la frase, Yi Pan San Sha, diciendo: Los chinos solo tienen solidaridad con la familia y el clan; no tienen un espíritu nacional……….son un montón de arena suelta (一盘散沙, yī pán sǎn shā). Por supuesto, cuando la comparación es entre la cultura china y lo extranjero, todos los chinos están unidos detrás de lo que significa su civilización milenaria.

Y, es por eso que también, en una sociedad milenaria donde existen principios jerárquicos familiares estrictos, no hace falta tener palabras de cortesía para uso diario, por lo que los equivalentes chinos de palabras como “hola”, “gracias”,”por favor”,”perdón” y “adiós” (ni hao, xie xie, qing, dui bu qi , zai jian)  son de uso reciente, y empleadas como imitación a los correspondientes términos extranjeros. En el trato entre chinos estas palabras son usadas con mucha menos frecuencia.

¿Cuáles son los orígenes de estas características chinas?

En primer lugar, debemos aclarar aquí que el concepto asiático de racismo es diferente a lo que entendemos por ello en occidente. En Asia, la idea de que una persona piense que su nación es racialmente superior a otras naciones es algo visto como normal, y es casi universalmente aceptado. En general, para los asiáticos es natural sentir y expresar que su raza, su nación, su provincia, su ciudad, y su familia sean mucho mejor y superior que la de los otros. Entre asiáticos no hay problemas con eso. Los japoneses saben que los chinos se creen superiores, y los chinos saben que los japoneses se creen superiores. Lo que empaña las relaciones chino-japonesas son las masacres (como la de Nanjing) que ejecutaron los japoneses en territorio chino. El sistema educativo chino refuerza esta noción de superioridad, y enseña que los chinos, los descendientes del mítico Emperador Amarillo, son los mejores del mundo. Y, antes de continuar, recordemos aquí que, en mandarín, el nombre de China es Zhong Guo (中国, Zhōng Guó, El Reino del Centro– y se sobreentiende que es  el centro del mundo).

Pero, ¿y no tienen razones para ello?

La grandeza de China

China es la civilización más antigua sobre la tierra. Muy pocos ciudadanos en el mundo pueden trazar sus orígenes por casi seis mil años de historia dentro de una misma civilización. El peso histórico de la civilización china se siente aún en el Siglo XXI. Si consideramos, por ejemplo, el período desde el siglo I a. c. al siglo XV d. c., es innegable, a decir del gran sinólogo británico, Joseph Needham, que la sociedad china fue mucho más eficiente que occidente en la aplicación del conocimiento natural para satisfacer las necesidades humanas. Para el siglo XIV, China era, sin duda, la civilización tecnológicamente más avanzada y económicamente la más poderosa del mundo con una fuerte industria textil y de producción y fundición de hierro con tradición de varios siglos. Mientras que, para ese entonces, el mundo occidental era esencialmente un mundo agrario, pobre y subdesarrollado.

La civilización china surge de una sociedad agraria  que evolucionó entre dos grandes ríos que la cruzan de oeste a este: el río Amarillo  (Huang He 黃河) al norte y el río Yangzi (Chang Jiang 长江) al sur.

1xarriv2

Mapa mostrando los dos grandes ríos de China, tomado de http://depts.washington.edu/chinaciv/geo/1xarriv2.jpg]

Una sociedad agraria con un territorio tan vasto y que, además, requiera controlar poderosos ríos para subsistir y progresar, necesariamente tiene que desarrollar una estructura de poder jerárquica, y una burocracia que permita la recolección de impuestos para la ejecución de obras de gran magnitud, como desarrollos de proyectos hidráulicos (construcción de diques, canales, taludes etc.) para irrigación y evitar o disminuir los efectos de las inundaciones, y sistemas de defensa para proteger los productos producidos y cosechados. La recolección de impuestos sobre grandes tierras también implica el desarrollo de sistemas de medidas y tasación. Por lo que no nos debe extrañar que la cartografía cuantitativa haya sido inventada en China. De hecho, China desarrolló una economía hidráulica dirigida por una élite de “agrogerentes” y defendida por un gran ejército imperial.

Si, por ejemplo, en el territorio chino, ubicado entre estos dos ríos, escogemos a un chino culto de ciudad, en pleno siglo VII, durante la dinastía Tang ( 唐朝; Táng Cháo, 618-907 ), podremos notar que esta persona sentía que lo tenía todo, que su país era autosuficiente y capaz de producir todas las cosas que necesitaba, creía que su país era el centro del mundo, y que el emperador era la figura más poderosa bajo el cielo. No obstante, debemos aclarar que la dinastía Tang fue una de las épocas de mayor contacto de China con el exterior (Islam, India y Japón), una era de gran apertura y amplitud, esto a diferencia de la dinastía de los Ming (明朝, Míng Cháo; duró 276 años de 1368 a 1644) — cuando China se encerró en sí misma (circa 1520), llegando incluso a prohibir los viajes al extranjero, y a destruir su inmensa flota de barcos que un siglo antes había surcado los mares de China y el Océano Índico y que fue dirigida por el gran almirante chino, Zheng He (郑和, Zhèng Hé).

Hoy en día, China es considerada por Occidente como un gran mercado y un país que progresa aceleradamente. Pero por siglos, el mundo occidental de tradición greco-romana, menospreció a China considerándola como un país por siempre atrasado, con una ciencia y tecnología muy por detrás de la ciencia occidental. Los historiadores occidentales pocas veces indican que la nación más importante del mundo, si medimos “ importancia” como el número de años mostrando los mayores avances tecnológicos, ha sido China; una civilización que tiene 6.000 años de historia y 3.000 años mostrando avances científicos y tecnológicos. La verdad es que la mayoría de las grandes invenciones y descubrimientos de la historia de la humanidad, históricamente hablando, fueron hechos en China.

Invenciones chinas

La lista de descubrimientos chinos es inmensa.  El proyecto de Joseph Needham (1900/1995) de la Universidad de Cambridge, Ciencia y Civilización en China, ya lleva 24 tomos publicados con los descubrimientos chinos en la antigüedad, sería imposible relatarlos todos aquí pero veamos una pequeña muestra de ellos: la pólvora, el papel, la imprenta, la brújula — inventada en China durante la dinastía Han (202 a. c. 220 d. c.; 汉朝; Hàn Cháo) y llevada a Europa (la brújula marítima) por mercaderes venecianos en el siglo XV; los árabes usaban la brújula china desde 1232 d. c. —, el timón de barco (Siglo I d. c.), mástiles y velas (muy superiores a las velas de lienzo occidentales, las velas chinas usaban tramos de bambú y los marineros no tenían que subirse al mástil para recoger o bajar las velas), compartimientos impermeables en los barcos, instrumentos astronómicos, descubrimiento de las manchas solares y el viento solar, el sismógrafo, hierro fundido y acero a partir del hierro fundido (se estima que para el siglo XI la producción de hierro en China era de 150 mil toneladas).

Otros inventos no menos importantes tuvieron su origen en el perfeccionamiento y la sofisticación de la metalurgia china que le permitió a los chinos diseñar disparadores de ballestas tan sofisticados como el que se muestra en la foto de abajo (de la dinastía Qin/Han Occidental 200-400 d. c.), hechos en bronce con metalurgia de precisión, usando una tecnología que estaba 1.300 años por delante del mundo entero.

Ballesta

Ballesta. Ilustración originalmente tomada de http://www.mossgreen.com.au/imagesart/9_7.jpg .

Hace 2000 años nadie tenía una arma de guerra tan sofisticada, nadie en el mundo tenía la tecnología necesaria para producir estos disparadores y mucho menos la capacidad de producirlos en serie para armar un ejército cientos de miles de soldados. Las ballestas chinas evolucionaron mediante la colocación de un cargador de flechas para hacer una ballesta de repetición, la primera “ametralladora” del mundo capaz de disparar 10 flechas en 15 segundos.

Los estribos de metal, piezas que permiten que el jinete de un caballo introduzca los pies en ellas para afianzarse mientras cabalga, son otro invento de la metalurgia china y del ejercito chino, del siglo IV a. c. Como comparación,  los europeos usaron los estribos en la Edad Media, antes de eso para mantenerse sentado en sus corceles los soldados y jinetes europeos tenían que agarrase de la crin del caballo.

Dos inventos chinos importantes son la carretilla, el arado de metal, y el arado con el dispensador de semillas incorporado.

La carretilla de una sola rueda es también una invención china que los chinos llamaban el buey de madera. La carretilla o garrucha no se usó en Europa hasta el siglo XI, mientras que los chinos la usaban desde el siglo II durante la dinastía Han (202 a. c. 220 d. c.; 汉朝; Hàn Cháo).

El arado de metal: Anterior a la dinastía Han, los arados chinos eran de madera excepto por la hoja de hierro que penetraba la tierra, pero durante la dinastía Han los arados fueron completamente forjados en hierro en fundiciones metalúrgicas. Los chinos también inventaron la siembra de plantas en hileras y para ello, junto con el arado de metal, usaban unos dispensadores de semillas. Mientras que en Europa, los campesinos europeos usaban para sembrar arados de madera pobremente diseñados y dispersaban las semillas a mano; una modalidad ineficiente ya que los pájaros se comen la mayoría de las semillas.

buey arado chino

Cuando en el siglo XVI comienzan a usarse en Inglaterra todos estos inventos chinos agrícolas combinados con las papas (introducidas en 1600) y el maíz americano, se inicia la revolución agraria británica que 250 años después daría paso a la revolución industrial, la cual permitirá la creación de una poderosa flota británica, que invadiría a China en 1848, iniciando una época de humillación para los chinos y creando el clima apropiado para desarrollo de la moderna (siglo XX y XXI) xenofobia de los chinos.

chinese-strata-geology

Pintura de Li Kung-Lin del año 1100 mostrando lo que en geología se llama un arco anticlinal con los depósitos sedimentarios. Tomando del libro “The Genius of China” de Robert Temple. La pintura se corresponde con el lugar, Lung Mien Shan en la provincia de Anhui.

Para terminar con las invenciones chinas, citemos otras dos relacionadas con petróleo. La geología “moderna”, cuyos principios fueron expuestos en occidente por el británico, James Hutton (1726-97)— ya había sido descrita por los chinos en el año 1086 mostrando los estratos deformados por la tectónica y describiendo los procesos de deposición de los sedimentos.  La perforación profunda de pozos de gas natural: ya el Siglo I de nuestra era, los chinos con sus métodos tradicionales de perforación que usaban cables de bambú y fuerza humana era capaces de perforar hasta una profundidad de 4800 pies(~1460 metros). La profundidad de los pozos promedios eran entre 600 y 3000 pies de profundidad (180 – 915 metros). Hay registro de un edicto del año 1089 que, en la provincia de Chengdu, limitaba el número de pozos a 160; los chinos encontraron gas metano porque buscaban producir salmuera: aguas muy salobres que luego calentaban en planchas de hierro con el gas natural que producían para obtener la sal.

Los registros históricos muestran la grandeza china. Esta sociedad asiática solo dejo de progresar, en comparación con occidente desde aproximadamente el siglo XVII hasta la primera mitad del siglo XX. Existen varias hipótesis  (también leer aquí) que intentan explicar el declive de la civilización china, pero estas no serán discutidas en este trabajo.

En resumen, el orgullo chino está fundamentado en muchos siglos de grandeza y esplendor.

La xenofobia china

Ya explicamos la diferencia que existe en la sociedad china entre adentro (nei ) y afuera (wai ), y como los extraños son tratados con desdén. En el caso de los extranjeros debemos añadir el recuerdo permanente de las humillaciones que sufrió China en el siglo XIX, por parte de los ingleses, franceses, rusos, japoneses, y americanos. Principalmente por los ingleses (los franceses también estuvieron involucrados) a quienes los chinos nunca le perdonaran que hayan saqueado y quemado el Antiguo Palacio de Verano conocido en China como Yuan Ming Yuan o los Jardines del Perfecto Brillo (圆明园, Yuán Míng Yuán) durante la segunda guerra del Opio en 1860. La primera vez que los chinos sintieron el poderío de los europeos, cuando comenzaron a darse cuenta de que ya no tenían superioridad tecnológica alguna, fue en las derrotas que recibieron durante la Guerra del Opio (1ra -1839 a 1842- y 2da -1856 a 1860).

He aquí el dilema, los chinos humillados por los extranjeros y sintiéndose superiores (todo un sistema educativo que ha reforzado esta idea desde niños y por generaciones desde tiempos inmemoriales) deben ahora buscar la tecnología que necesitan de occidente para recuperar la grandeza pérdida y por eso, en la historia de China, es fácil notar que los chinos han oscilado entre una alta xenofobia (miedo por las cosas extranjeras) y una alta xenofilia (amor por las cosas extranjeras como tecnologías, innovación, ideas extranjeras que puedan hacer que China  sea de nuevo una gran potencia).

En las negociaciones entre China y países extranjeros, a veces resulta que los equipos negociadores chinos se pueden encontrar en una disyuntiva que se balancea entre los dos extremos xenofobia y xenofilia, y eso puede ocasionar que de pronto puedan asumir posiciones defensivas en donde intenten acentuar una superioridad, cierta o ficticia, china.

En el idioma chino mandarín, para referirse al extranjero, existen varios términos con una fuerte carga xenófoba (Yang Gui Zi,  洋鬼子 yáng guǐ zi, traduce diablo extranjero; Da Bi Zi 大鼻子, dà bí zi traduce narizón, o nariz larga, esto es extranjero, pero también puede ser expresado como fascinación por ver algo novedoso, en contraste con las narices de los chinos que tienden a ser mucho más planas; lao wai 老外; lǎo wài, de uso común y, tal vez, el más aceptable de los tres, por ser el menos peyorativo, significa, siempre de afuera) y la expresión más ligera de carga xenófoba y, también, la más formal es Wai Guo Ren (外国人, wài guó rén, literalmente, persona de país de afuera, o sea extranjero).

Para negociar con los chinos es muy importante conocer su cultura y valores. Asumir que, porque se tiene una experiencia internacional en negociaciones, se puede ignorar el tema de estudiar la cultura china es una gran equivocación. Hace algunos años tuve la oportunidad de escribir sobre este tema en Entre Bambúes: Negociando con los chinos.

Por otra parte, para el caso de las relaciones entre China y Venezuela, y en contraste con la forma de ser de los chinos, los venezolanos no nos caracterizamos por ser muy orgullosos de nuestra sociedad, desconocemos profundamente nuestra historia, el orgullo fundacional del país no existe, y no somos asertivos con nuestros valores. Si no se entiende, y se tiene presente, que la historia y las tradiciones tienen un peso gigantesco en la relación con los chinos, los malos entendidos pueden prosperar rápidamente.

Quien escribe ha tenido la oportunidad de estar en estrecho contacto con la cultura china. Una especialización en negocios con Asia en California, Estados Unidos (USC, Marshall MBA 2000), luego de haber tenido una experiencia de vida de tres años (1992-1995) explorando China, estudiando y trabajando en Beijing, profundizaron mi conocimiento y, años más tarde, tuve la suerte de trabajar por un par de años para una empresa petrolera china (CNPC America Ltd.) en Caracas, Venezuela, y, por eso, he sido testigo (y en alguna penosa ocasión, durante etapas de formación, también protagonista) de muchos de esos mal entendidos.

Conclusión

En resumen, en la cultura asiática sentirse superior a otros es cosa natural. Los chinos son profundos conocedores de su historia, de sus tradiciones y de su grandeza, poseen un miedo sicológico profundo de ser engañados por los “peligrosos extranjeros” (la memoria de aquellos yang gui zi que quemaron el palacio de verano siempre está presente), pero ahora necesitan del mundo para obtener tecnología y recursos naturales (Ej. petróleo y minerales). Hoy en día, los chinos aprenden a desenvolverse en el medio internacional y trabajan duro por recuperar la grandeza de su milenario pasado, y quien escribe no tiene dudas que tarde o temprano lo conseguirán.

____________________________

NOTA

(*) Este ensayo fue originalmente publicado en infoCiudadano.com, el 9 de octubre del 2012 (en Wayback Machine se puede seguir el rastro digital). Como el portal infoCiudadano nunca tuvo WordPress (WP) habilitado para reproducir caracteres chinos (o Unicode), el trabajo se ofreció como un enlace (Nei Wai You Bie) a un documento Word que fue subido a la plataforma Scribb. Esta es la primera vez que el ensayo, con algunos cambios menores, principlamente de estilo, se ofrece en WP.

SOBRE EL AUTOR: José G. Álvarez Cornett  (@Chegoyo en Twitter)

JAC-minibio-pic1

Filed in: Asia Tags: , , , , ,

Leave a Reply

Submit Comment
© 9129 Chegoyo. All rights reserved. XHTML / CSS Valid.
Proudly designed by Theme Junkie.
css.php