“Todos a una”, como en Caraballeda

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Print this pageEmail this to someoneDigg thisPin on PinterestShare on TumblrShare on StumbleUpon

ENSAYO
José Álvarez Cornett
(@chegoyo en Twitter)
CARACAS (infoCIUDADANO)
19/Abril/2015

Una versión de este trabajo
fue publicada en
infoCiudadano.com el 07/abril/2014.
Ahora se publica en Chegoyo.com
con cambios menores.

Mapa Caraballeda

NOTA: Publicado hace ya más de un año en infoCiudadano. Hoy, 19 de abril, lo publico en mi propio portal para recordarles que cuando hemos estado de acuerdo pudimos actuar en conjunto. Hoy, como en el 2014, el asunto sigue siendo cómo ponernos de acuerdo en lo que hay que hacer.

bible_and_swirls_page_divider

Crisis y unidad

Los venezolanos que vivimos en el año 2014 tenemos al frente un gran problema que requiere de unidad de propósitos y consensos para la acción. Para quien escribe la situación actual es evidente: Hay en el poder un grupo que se aprovechó de la buena fe de muchos venezolanos de extracción popular para llegar al poder y, conquistado éste, se dedicaron a destruir la institucionalidad que con muchos méritos, esfuerzos, y no poca sangre, habíamos desarrollado. Estoy de acuerdo que nuestra democracia era deficiente, pero los errores que presentaban eran subsanables dentro del sistema con voluntad política. Obtenido el poder, destruida la institucionalidad democrática y la separación de poderes, este grupo se transformó en una camarilla rapaz, criminal y totalitaria. Ellos no merecen gobernar.

Sin embargo, no todo está perdido. Existen algunos mecanismos institucionales para resolver la situación conflictiva: renuncia, referendo, y constituyente. Aunque quien escribe no puede olvidarse de que en Venezuela no hay estado de derecho y que tanto el Tribunal Supremo Justicia como el Consejo Nacional Electoral están controlados por el régimen, por lo que algo también se tiene que hacer para que estos pocos mecanismos institucionales que quedan no sean pervertidos por estos organismos.

Hoy, en El Nacional, Maru Morales (Reconocimiento, respeto y agenda son indispensables para el diálogo), citando de una entrevista con Gustavo Velásquez, escribe:

Velásquez agrega que ante un reclamo nacional por problemas tangibles como la escasez, la inseguridad, la inflación, la represión y la violación de derechos humanos, convocar al diálogo …no es suficiente. Afirma que en el caso venezolano existen mecanismos constitucionales e institucionales cuya función es resolver conflictos como el actual: la constituyente, la renuncia, el referendo. “El problema es que además de la crisis económica y social hay una crisis política que se ha profundizado con el paso de los años a consecuencia del desbalance de los poderes públicos. Ese desbalance ha colapsado a las instituciones encargadas de velar por una salida natural a la coyuntura”.

Mi gente en Venezuela está <<alborotada y libertosa>>, para usar una expresión sabrosona utilizada en el siglo XVIII por uno de los jueces de la causa contra los sublevados de Panaquire de 1749 (cuando los Valles de Aragua y toda la Provincia de Venezuela se levantó contra la Compañía Guipuzcoana), la situación hoy en día es que en el universo de quienes nos oponemos al régimen no existe una unidad de criterios y de propósitos sobre el que hacer, y, me parece, que es fundamental que está unidad, o consenso, se logre.

Es propicia entonces la ocasión para recordarles a todos los venezolanos del siglo XXI que, en el pasado remoto, los habitantes de esta tierra de gracia si logramos desarrollar una claridad meridiana de propósitos y que, luego, unidos, actuamos en consecuencia. Tal fue el caso de los habitantes de la ciudad de Caraballeda en 1586.

Pero primero, vamos a explicar la primera parte del título de este artículo: “Todos a una”.

divider Page-Breaker

Fuenteovejuna: “Todos a una”

El famoso escritor español, Lope de Vega publicó en Madrid, en 1618, su famosa obra, Fuenteovejuna, una pieza teatral ambientada en el pueblo cordobés de Fuenteovejuna durante el reinado de los Reyes Católicos (1474-1535). En la obra, Fuenteovejuna es también un personaje colectivo que representa a la unidad de todo un pueblo que se defiende de la tiranía. La gente del pueblo harta con los abusos del Comendador decide que la solución es asesinarlo y, luego, el pueblo entero asume la responsabilidad del hecho, nunca denunciando a quienes fueron los autores materiales del crimen. Cuando llega el juez y le pregunta a la gente del pueblo: “¿Quién mató al Comendador?”, en cada uno de los interrogatorios, todos los entrevistados responden: “Fuenteovejuna lo hizo”, señor.

Y de aquí, de esta obra, viene el famoso proverbio de nuestra hermosa lengua castellana para significar solidaridad y unidad de propósitos: << “Todos a una”, como en Fuenteovejuna>>.

FUENTEOVEJUNA

TERCER ACTO  (EXTRACTO)

ESTEBAN: ¡Vivan Castilla y León,
y las barras de Aragón,
y muera la tiranía!
Advertid, Fuenteovejuna,
a las palabras de un viejo;
que el admitir su consejo
no ha dañado vez ninguna.
Los reyes han de querer
averiguar este caso [la muerte del Comendador],
y más tan cerca del paso
y jornada que han de hacer.
Concertaos todos a una
en lo que habéis de decir.

FRONDOSO: ¿Qué es tu consejo?
ESTEBAN: Morir
diciendo “Fuenteovejuna,”
y a nadie saquen de aquí.

FRONDOSO: Es el camino derecho.
Fuenteovejuna lo ha hecho.
ESTEBAN: ¿Queréis responder así?
TODOS: Sí.

divider Page-Breaker

El despoblamiento voluntario de Caraballeda

Como todo asesinato es sin duda condenable y no es un buen ejemplo a seguir para las acciones políticas en el siglo XXI, para señalar esta necesidad de unirnos en cuanto a criterios y propósitos es preferible solo tomar de Fuenteovejuna el “todos a una” como ese sentimiento de estar juntos y, para  la acción política, hacer la referencia no ya a esta obra de Lope de Vega, sino a un hecho real de nuestra propia historia que es un hecho poco conocido: el despoblamiento voluntario de Caraballeda ocurrido en el año 1586.

Mucho antes que Lope de Vega escribiera su famosa obra Fuenteovejuna, en la Provincia de Venezuela, en el año de 1586, tuvimos nuestra acción popular colectiva que no dudo en calificar de un “Caraballedazo” pacífico y singular

Caraballeda fue fundada el 8 de septiembre de 1568 por Don Diego de Losada. Desde sus inicios, la ciudad tenía su Cabildo y los habitantes de la ciudad tenían el derecho de elegir anualmente a sus alcaldes mediante la figura de los regidores y así lo habían venido haciendo desde su fundación hasta el año de 1586 cuando el gobernador (1583-1589) de la Provincia de Venezuela, Luis de Rojas quiso usurpar para sí mismo las atribuciones del Cabildo para el nombramiento de los alcaldes. El pueblo de Caraballeda no toleró este abusos del Gobernador, y ante la imposibilidad de recuperar su derechos,  decidieron “todos a una” despoblar la ciudad fundada dieciocho años antes. Todos los moradores se pusieron de acuerdo y dejaron la ciudad y se fueron a vivir a Caracas y Valencia.

Estoy en deuda con el gran escritor e historiador venezolano, Augusto Mijares por haberse tomado el tiempo para reseñar esta importante acción de los habitantes de tierra firme en Todos a una, ensayo originalmente publicado en El Nacional, el 15 de enero de 1965, el cual aparece recogido en Augusto Mijares, Obras Completas, Tomo VI, Coordenadas para nuestra historia. Temas de historia de Venezuela, 2000, Monte Ávila Editores.

En su ensayo, Mijares presenta la descripción que Franciso Depons (1751-1812) hace de este hecho y, aquí lo presento en una foto tal cual y como aparece en sus obras completas.

Caraballeda Rojas

Depons fue un francés que visitó Venezuela a principios del siglo XIX y dejó plasmada en su obra, Viaje a la parte oriental de Tierra Firme en la América Meridional, sus impresiones sobre la Venezuela que conoció junto con descripciones geográficas, estadísticas, y relatos históricos como los hechos de Caraballeda (su texto fue originalmente escrito en francés- Vol. I (episodio de Caraballeda está en la página 160) y Vol. II y  tiene traducciones al español y al inglés).

Siguiendo la recomendación de Augusto Mijares de que esta historia <<es de las páginas que deben reimprimirse de tiempo en tiempo para el conocimiento de los jóvenes>> y, añado, también de los no tan jóvenes, cumplo aquí con los deseos de nuestro sabio, sagaz y agudo historiador de lo afirmativo venezolano de sacar al aire del baúl de nuestra historia estos hechos del pasado en estas horas tensas, sangrientas, y gaseadas que nos necesitan a ‘todos a una‘ para poder salir con bien de esta crisis y prepararnos para, por fin, entrar en el siglo XXI, luego de este breve interludio decimonónico veintiunesco (XIX-XXI) en que nos han sumergido estos emuladores de Luis de Rojas que hoy rigen los destinos de la buena patria llamada Venezuela y que, estoy seguro, saldrá adelante con ‘todos a una’, como en Caraballeda.

divider Page-Breaker

SOBRE EL AUTOR: José G. Álvarez Cornett ( @Chegoyo en Twitter )

Miembro de COENER, del grupo “Physics and Mathematics for Biomedical Consortium“, y de la American Physical Society (APS). Representante de los Egresados ante el Consejo de Escuela de Física, Facultad de Ciencias, UCV.

JAC-minibio-pic1

© Chegoyo 2015.

Filed in: Ensayos Tags: ,

Leave a Reply

Submit Comment
© 5779 Chegoyo. All rights reserved. XHTML / CSS Valid.
Proudly designed by Theme Junkie.
css.php