Las experiencias de Víctor Sánchez-Girón Núñez (1922-2009) en la Escuela de Física, UCV

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Print this pageEmail this to someoneDigg thisPin on PinterestShare on TumblrShare on StumbleUpon

PROYECTO EDF-SHD
José Álvarez-Cornett
(@chegoyo en Twitter)
CARACAS (Chegoyo.com)
22/Enero/2015

Una versión de este trabajo fue publicada en
infoCiudadano.com el 21/octubre/2012.
Ahora se publica aquí con algunos cambios menores.
La versión original se puede leer
aquí.

PADRE1 Editado

Introducción

Hacia fines de 1959, el científico español, Víctor Sánchez-Girón Núñez toma la dirección del grupo de investigación en propiedades magnéticas de la materia de la Escuela de Física y Matemáticas de la Universidad Central de Venezuela (UCV). Este grupo había sido fundado por el insigne físico español, Salvador Velayos Hermida (1908-1997) quien vino a Venezuela con el propósito específico de iniciar un grupo de investigación en magnetismo. Al finalizar el contrato del profesor Velayos (de un año, 1958-59), el profesor Víctor Sánchez-Girón, con su conocimiento y liderazgo, le da continuidad al proyecto. En los años cuarenta, en la Universidad de Valladolid, Salvador Velayos fue profesor de Víctor Sánchez-Girón y los dos habían publicado un trabajo en colaboración.

El escenario de nuestro relato es el Departamento de Física de la Escuela de Física y Matemáticas (EDFM) de la Facultad de Ciencias de la Universidad Central de Venezuela (UCV). Sin embargo, antes de poder contar la historia de vida que nos ocupa en este trabajo, debemos entender primero el contexto histórico en el cual se van a desarrollar los acontecimientos. ¿Cómo ocurrió la creación del Departamento de Física de la recién establecida Facultad de Ciencias, y que ambiente existía en el departamento para el año 1959?

Hoy en día, y desde 1998, la Escuela de Física está separada de Matemáticas, y  el Departamento de Física, ahora convertido en escuela, es la continuación en el tiempo de los esfuerzos iniciales de un grupo de científicos, los padrinos fundadores (y una madrina) de la Escuela de Física, quienes buscaron implantar la investigación de esta ciencia en Venezuela dirigidos por el padre fundador de la Escuela de Física, el físico venezolano, de origen argentino, Manuel Luis Carlos Bemporad Pradellia (1923-2007).

061a 72dpi

Salvador Velayos y Nicolás Molina González en el laboratorio de Resonancia Magnética circa 1959. Foto de Carlos Herrera.

060 72dpi

Los físicos españoles Salvador Velayos y Mario Hernández en el laboratorio de Magnetismo que posteriormente dirigiría Víctor Sanchez-Girón. Foto de Carlos Herrera.

 

Recordemos que la Facultad de Ciencias de la Universidad Central de Venezuela fue formalmente fundada en 1958, específicamente el 13 marzo 1958. Venía funcionando desde hace varios años como Escuela de Ciencias dentro de la Facultad de Ingeniería. Por supuesto, esta nueva institución académica no nació así de pronto, hubo un proceso de gestación de ideas, de enfrentamientos y pugnas, enmarañado con la situación política del país que existía hacia finales de los años cincuenta.

El proceso duró un poco más de una década. Su origen se pueden trazar hasta 1946, a los cursos en biología, botánica y genética del Instituto de Ciencias Naturales de la Facultad de Filosofía y Letras promovidos en la universidad por el Dr. Tobías Lasser, quien es, sin duda, el científico promotor y líder principal que tenía la visión de crear una Facultad de Ciencias en Venezuela, luego de sus experiencias en la Universidad de Michigan, y los deseos de ver que esta visión fuese hecha realidad. Hoy, nos parecería mentira, pero en ese entonces había gente (entre ellos varios médicos) opuesta a esta idea. Años más tarde, en 1957-58, el Rector Francisco de Venanzi, cumpliría también un papel muy importante en la creación formal de la Facultad de Ciencias y en dar los recursos que fueran necesarios para tener la mejor Escuela de Física y Matemáticas posible.

En el libro de Helga Lindorf, Primeros Tiempos de la Facultad de Ciencias de la Universidad Central de Venezuela, 2008, Fondo Editorial de la Facultad de Ciencias (Lindorf, de aquí en adelante), se relata la historia de los inicios de la Facultad de Ciencias con todo lujo de detalles, una cosa que aquí no haremos. Pero, como la historia de la Escuela de Física y Matemáticas (EDFM) está aún por escribirse, contaremos brevemente algunos detalles de su proceso fundacional para que nos ayude a comprender mejor el contexto en donde se desarrolla la historia de vida y las experiencias de Víctor Sánchez-Girón en Venezuela.

Proyecto EDF-SHD
Antes de proseguir con los grandes rasgos de la historia fundacional de la EDFM permítanme presentar una explicación y dar varios agradecimientos. Inicie este estudio que he llamado, La Escuela de Física que no conocí (1946-1971): Revelaciones de un sondeo histórico digital (EDF-SHD), por pura curiosidad, sin saber las dimensiones de lo que había por detrás para explorar. Así que me fui metiendo en esto poquito a poco, explorando un mundo fascinante de diferentes experiencias de vida de físicos españoles, argentinos, y de otros inmigrantes en Venezuela desde países como Hungría, Polonia, Alemania, Austria, y la URSS. Leyendo a Lindorf sentí una curiosidad por saber un poco sobre la vida de varios de los profesores mencionados en su libro, tipo “déjame buscar en Internet, a ver que encuentro.”

Cuando inicie en Internet la búsqueda por Víctor Sánchez-Girón me encontré con la dificultad de que había poca información sobre él en las redes. En pocos minutos supe que había publicado un libro en Venezuela, pero no podía encontrar sus artículos porque existe una persona con el mismo nombre que hoy día publica artículos en temas agrotécnicos y otros relacionados con dinámica y mecánica de suelo, y que enmascaraba todas mis búsquedas. Sabía que esta persona no era a quien yo buscaba, entonces, hacía lo imposible por eliminar su nombre, filtrando de las búsquedas todos los temas relacionados con agronomía, dinámica y mecánica de suelos, microclimas, economía agraria etc. A pesar de usar filtros, seguía sin encontrar la información que buscaba, hasta que tuve un momento de iluminación, me dije, pero “si no debo filtrarlo, lo que tengo que hacer es buscarlo, porque ese Víctor Sánchez-Girón tiene que ser familia de ...”

Así que, inmediatamente fui y lo busqué. Su nombre Víctor Sánchez-Girón Renedo, Ingeniero Agrónomo, Catedrático de Termodinámica Aplicada en la Escuela de Ingenieros Agrónomos en la Universidad Politécnica de Madrid, y le escribí preguntándole si el Víctor Sánchez-Girón (en ese momento no sabía que su otro apellido era Núñez, ya que Lindorf no lo dice) que había vivido en Venezuela era algun familiar suyo.

A los pocos días recibí un email cuya primera frase era:

Efectivamente, soy el hijo mayor del Prof. Víctor Sánchez-Girón que estuvo en la Universidad Central de Venezuela en Caracas como profesor durante los años 1960 y 1961.

Muy emocionado respondí dando las gracias y haciendo varias preguntas. En el intercambio de emails recibí la foto que encabeza este artículo, y otra más que está incluída hacia el final. Pero no solo eso, recibí también unas pinceladas de opiniones que Víctor Sánchez-Girón, padre, vertió en una biografía que escribió en los últimos años de su vida sobre su estancia en Venezuela.

¿Qué más se puede pedir? Que por medio de la conectividad de Internet surja la propia voz de la historia, y le cuente a uno todo lo que se desea saber.

Agradecimientos
De más está decir que estoy muy, pero muy, agradecido con Víctor Sánchez-Girón, hijo, por la colaboración prestada, sin la cual este ensayo no existiría. También, debo agradecerle al Profesor Carlos Ayesta del Laboratorio de Fotografía de la Facultad de Ciencias por haber suministrado  varias fotos del archivo del Carlos Herrera para ilustrar partes del presente trabajo.

Por medio de la nota autobiográfica de Víctor Sánchez-Girón Nuñez me enteré de un artículo suyo sobre magnetismo que él había publicado en España antes de partir para Venezuela, y el cual, en 1960, fue premiado¹ en España por la Revista del Instituto del Hierro y del Acero. Ahora, se hacía necesario encontrar este artículo, pero ocurre que la revista en donde fue publicado no existe en Venezuela. Mi tercer gran agradecimiento va para la gente de la Revista de Metalurgia (revista@cenim.csic.es) en España quienes con mucha amabilidad respondieron mi correo electrónico y me enviaron el artículo premiado escaneado, el cual se puede bajar desde este enlace:  “Algunos aspectos de las teorías actuales del magnetismo y sus aplicaciones”, publicado en una tirada aparte del número 60 abril-junio 1959, de la Revista del Instituto del Hierro y del Acero.

Primera página del articulo de Víctor Sanchez-Girón Nuñez premiado en 1960 por la revista del IHA.

Primera página del articulo de Víctor Sanchez-Girón Nuñez premiado en 1960 por la revista del IHA.

divider Page-Breaker

La Escuela de Física y Matemáticas (1958-1961)

Además de Víctor Sánchez-Girón, la Escuela de Física tiene muchos otros padrinos fundadores cuyos nombres encontraremos en este relato (esperamos algún día también poder escribir sus semblanzas) y tiene una madrina, Hajnal Ildikó Fényes de Kunckel, quien está ausente en esta historia porque para 1958-61 todavía estaba en los Estados Unidos. Ahora bien, y no dudamos en afirmarlo, la Escuela de Física y Matemáticas tiene solamente un gran padre fundador, el físico Manuel Luis Carlos Bemporad Pradellia (1923-2007).

Manuel Bemporad, obtuvo el doctorado en Física en 1951, en el Departamento de Física de la Universidad Nacional de La Plata, Argentina, realizando su tesis doctoral, Contribución a la Teoría de la Antena Rectilínea, bajo la dirección del eminente físico alemán Richard Gans (1880-1954). En 1954, Bemporad llega a Venezuela, después de haber trabajado por tres años para la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA) como jefe del Laboratorio de Espectroscopía de Masas. Ya en Caracas, luego de entrevistarse con el rector De Venanzi y con el decano de la Facultad de Ingeniería, Eduardo Arnal (1917-2008), y su director que era Marcelo González Molinale propusieron que se ocupara del tema de los laboratorios de Física de la Facultad de Ingeniería.

En una entrevista, el propio Manuel Bemporad recuerda:

En el momento de mi llegada justamente se estaba construyendo la Ciudad Universitaria, y entre estas construcciones estaba el edificio de Física, para la Facultad de Ingeniería, entonces me encargaron el diseño de los laboratorios de física y me dieron libertad completa para trabajar en eso, una cosa absolutamente inesperada y fantástica para alguien que venía de un país con muy pocos medios y con muchas dificultades. De modo que trabajé en eso, en consulta con el grupo de arquitectos que dirigía [Carlos Raúl] Villanueva se rediseñaron algunas cosas del edificio y me ocupé básicamente de la dotación de los laboratorios. Al mismo tiempo empecé a dar clases [entre ellas, invitado por Melchor Centeno Vallenilla, dictó un curso avanzado en electromagnetismo para los estudiantes de ingeniería eléctrica] y organicé un germen de la licenciatura en Física y en Matemáticas, que no existían para la época.

Los planos del edificio de Física de la Facultad Ingeniería que Bemporad encontró no consideraban la creación de estudios en Física. La visión de crear una Licenciatura en Física, en este momento en la historia, es de Manuel Bemporad —anteriormente, entre 1948 y 1949, existió otro intento dirigido por el físico argentino Rafael Grinfeld (1902-1969) que no fructificó. Así que, entre 1954-56, junto con los arquitectos e ingenieros de Villanueva, Bemporad rediseña la planta interna del edificio de Física con la visión futurista de crear los espacios necesarios para dictar una Licenciatura en Física, teniendo en cuenta que también deberían de existir laboratorios de investigación.

Bemporad no solo trabaja en el rediseño de la planta interna del edificio, también dicta clases de física introductoria y teoría electromagnética avanzada, y hace la procura y compra de los equipos de los laboratorios, con tan buena suerte que, cuando cae la dictadura del Marcos Pérez Jiménez, el edificio de Física ya estaba construído, y los equipos comprados habían llegado a la aduana.

Y ahora, en 1958, creada la Facultad de Ciencias, y nombrado Director de la Escuela de Física y Matemáticas, Bemporad se dedica entonces a la caza de talentos, que es sin duda la labor más importante de un líder. Sale, busca y contrata a los mejores físicos que pudiera encontrar disponibles. Bemporad trajo a la Universidad Central de Venezuela a mucha gente de primera línea entre ellas Salvador Velayos, Víctor Sánchez-Girón, Eduardo Gil Santiago, Fidel Alsina, Jerzy Gintel (1920-2010), Carlos Domingo y muchos otros.

Por supuesto, a Bemporad lo ayudaba la fortaleza de la moneda venezolana y las condiciones de vida en un país en vías de progreso que le pagaba bien a sus profesores. En relación a este tema, Hebe Vessuri (1987, El proceso de profesionalización de la ciencia venezolana: La Facultad de Ciencias de la Universidad Central de Venezuela. QUIPU, 4(2): 253-281, México.) publicó la siguiente tabla de sueldos:

sueldos 1960

SAM_0742

A la izquierda el rector Francisco de Venanzi y, a la derecha, Manuel Bemporad. Foto de Carlos Herrera.

Pero Bemporad no hubiese podido tener éxito sin contar con el apoyo irrestricto del rector Francisco de Venanzi. En la entrevista anteriormente mencionada, Bemporad así lo confirma:

De Venanzi entendía perfectamente bien cuales eran las necesidades de una carrera que recién se estaba formando, y que no escatimó esfuerzos en dar todos los recursos que estaba a su alcance para que esa incipiente carrera [de física] se consolidara, para traer la gente del más alto nivel de donde se pudiera ser obtenido….La biblioteca de la Escuela de Física y Matemáticas llegó [a principios de los años 60] a ser la más importante de Latinoamérica.

Esto es, De Venanzi y Bemporad buscaban la excelencia en los estudios en Física en Venezuela. Las palabras se miden en las acciones. El presupuesto de la Escuela de Física y Matemáticas (período 1958-1959) fue de 1.243.220 bolívares (para ese entonces el cambio estaba a 3,35; por lo que ese monto era igual a 371.110 US$, lo que hoy día equivale a 2.925.418 US$). Es decir, ¡ el presupuesto de la escuela en sus inicios era de casi 3 millones de dólares! La biblioteca de la Escuela de Física se fundó en 1958 con una donación inicial de la Fundación Mobil de 10 mil dólares, lo que hoy (octubre 2012) equivale a 78.828 dólares.

En las organizaciones, el liderazgo, o sea, la alta gerencia, tiene la responsabilidad de crear el mejor ambiente de trabajo posible. Las universidades no son diferente, corresponde al liderazgo diseñar la arquitectura social para que exista una buena comunicación, armonía y para que las cosas funcionen y las metas sean alcanzadas.

¿Cómo era la Escuela de Física en 1958-60? Nada mejor que unas fotos de la época para captar el ambiente.

Fisica Fiesta 59

Sentado, de espaldas y con las manos alzadas, vemos a Salvador Velayos. De pie con un plato Manuel Bemporad. Foto de Carlos Herrera.

Salvador Velayos con bata, Manuel Bemporad ayudando. Al fondo sentado, con brazos cruzados, está Antonio Bourgeal, y de pie, a su lado vemos a Reclus Roca Vila (especialista en dinámica de fluidos). Foto de Carlos Herrera.

Salvador Velayos con bata, Manuel Bemporad ayudando. Al fondo sentado, con brazos cruzados, está Antonio Bourgeal, y de pie, a su lado vemos a Reclus Roca Vila (especialista en dinámica de fluidos). Foto de Carlos Herrera.

¿Y cómo era Bemporad, el Director fundador de la Escuela de Física y Matemáticas? El físico argentino-venezolano,Carlos Domingo, nos lo cuenta (nótese que se refiere a Bemporad como “el jefe”):

Bemporad era el jefe ideal, conocía, se interesaba, e impulsaba la labor docente y de investigación de todos. Se preocupaba de los problemas personales de los profesores y los alumnos, siempre amable, conciliador, e incansable. Todos sentíamos su amistad.

Las reuniones en su casa, con la encantadora presencia de Amparo [su esposa], atraían profesores, escritores y eruditos en todos los temas. Para actualizar a los recién llegados organizó en esas reuniones la lectura y discusión de un texto de Historia de Venezuela. No se descuidó la relación con el extranjero. Con gran frecuencia contrataba profesores invitados del exterior, americanos, brasileros, franceses, españoles, polacos. Casi todos los alumnos que se graduaron tuvieron becas para seguir cursos en el exterior.

Y eso fue lo que sembró y dejó Manuel Bemporad para las generaciones futuras, una Escuela de Física con una gran calidad y un inmenso potencial. Este es el ambiente que se va a encontrar Víctor Sánchez-Girón cuando empieza a trabajar como físico y profesor universitario en suelo venezolano.

Pero, y ¿quién es este profesor español, y cómo llega él a Venezuela?

divider-line1-300x72

Víctor Sánchez-Girón Núñez

Víctor Sánchez-Girón, nació el 3 de julio de 1922. En 1936, recibe el título de Bachiller Elemental y, el grado de Bachiller Superior en 1939. En 1940, es alumno de primer curso en la Facultad de Ciencias en la Universidad de Valladolid, de donde, egresa en 1945 con el título de Licenciado en Ciencias Químicas, recibiendo el premio Francisco Franco de fin de carrera. Ese mismo año, se incorpora, con la categoría de Alférez, al Regimiento de Artillería de Ciudad Real para cumplir con el servicio militar obligatorio.

Víctor Sánchez-Girón conoció al Dr. Salvador Velayos en la Universidad de Valladolid. Velayos ejerció, por quince años, la cátedra de Física General en Valladolid. En 1946, los dos publicaron en conjunto un trabajo titulado, “Loss Due to Magnetic Hysteresis in Silicon-Steel Sheets”, Nature 157, 583-583, (04 May 1946).

Pasan siete años, en 1952, Víctor Sánchez-Girón defiende su tesis doctoral en la Universidad Central de Madrid, hoy, llamada Universidad Complutense de Madrid, obteniendo la calificación de Sobresaliente por Unanimidad y Premio Extraordinario. Ese mismo año, en el mes de septiembre, es nombrado Colaborador Científico del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) en el Instituto del Hierro y del Acero en Madrid. Debemos resaltar que, en 1963, este instituto se fusionó con el  Instituto de Metales no Férreos, para formar el Centro Nacional de Investigaciones Metalúrgicas (CENIM) .

Es becado por el Patronato Juan de la Cierva para estudiar Magnetismo, bajo la dirección del Prof. Louis Néel, en el Instituto Fourier de la Universidad de Grenoble, Francia—hoy, llamada, Universidad Joseph Fourier. En 1970, cuando el Prof. Louis Néel recibe el Premio Nobel en Física, Víctor Sánchez-Girón, escribe una separata para ARBOR, titulada, Louis Néel, Premio Nobel de Física 1970, ARBOR, 23,5×16,5. 3 pp. Madrid, octubre 1970.

En 1958, luego de concursar, Sánchez-Girón es ascendido al cargo de Investigador Científico en el Instituto del Hierro y del Acero (IHA).  Y, como ya hemos dicho en 1959, Víctor Sánchez-Girón viene a Venezuela contratado por dos años como profesor de Física, en la Escuela de Física y Matemáticas, de la recién creada Facultad de Ciencias de la UCV.

Para 1961, vemos a Víctor Sánchez-Girón como un profesor plenamente incorporado a las actividades de la Facultad de Ciencias. Existe una comunicación (ver HDPFC²) de fecha, 27 de febrero de 1961, en donde los Dres. Marcos Martín, Víctor Sánchez-Girón y Diego Texera se dirigen al Dr. Alonso Camero, entonces Decano de la Facultad de Ciencias, agradeciendo el honor que se les dispensaba por la designación por el Consejo de la Facultad,  para integrar la Comisión de Estudios de Postgrado. Según el Dr. Pedro Sojo, actual director de la Escuela de Química, UCV, ésta comisión “probablemente  habría de ser clasificada como la primera [comisión de postgrado] de la Facultad [de Ciencias, UCV].”

El profesor Víctor Sánchez-Girón contrajo nupcias con Mª Cruz Renedo Herrero, licenciada en Ciencias Químicas, y a quien conoció como alumna suya en la Facultad de Ciencias de la Universidad de Valladolid. Aunque, a pesar de sus estudios, la Sra. Mª Cruz Renedo de Sánchez-Girón nunca llegó a ejercer su profesión. De este matrimonio nacieron tres hijos, el mayor, Víctor, Ingeniero Agrónomo en la Universidad Politécnica de Madrid, donde también se doctoró, y donde actualmente es Catedrático de Termodinámica Aplicada en la Escuela de Ingenieros Agrónomos de esta Universidad; Carmen, quien estudió Medicina en la Universidad Complutense y, se especializó en Psiquiatría; y José Luis, el hijo menor, quien luego de estudiar Derecho y Economía en la Universidad de Comillas, ingresó en la Compañía de Jesús donde se ordena sacerdote y se especializa en Derecho Canónico, obteniendo el Doctorado en esta disciplina por la Universidad Gregoriana de Roma y hoy día vive en Madrid y ejerce como profesor de derecho Canónico en la Universidad de Comillas.

divider-line1-300x72 La experiencia venezolana

Víctor Sánchez-Girón nos dejó un relato de su viaje y experiencias en Venezuela, relato que hasta hoy había permanecido inédito:

Una vez que salí de España el 9 de octubre de 1959 y llego a Caracas el día siguiente, tras viajar primero a Portugal y después en la compañía holandesa KLM por la ruta de las islas Azores, para continuar por la Guayana holandesa en Paramaribo y volando por encima de la selva amazónica, llego al aeropuerto de Maiquetía donde estaban esperándome Mario [Hernández, físico español de quien sabemos poco] y Mogrovejo [no sabemos a quién se refiere] que ya me habían encontrado alojamiento en casa de la suegra de Mogrovejo. Al día siguiente fuimos a la Escuela de Física de reciente creación a conocer al director de la Escuela, [Manuel] Bemporad, quien me dijo que empezara a dar clase al día siguiente en sustitución de Çercau [Octavio Cerceau], un profesor argentino que vendría en el mes de noviembre. Me habían reservado para explicar la Física a los estudiantes del primer año de la escuela y a un numeroso grupo de estudiantes de ingeniería. Me dijo Bemporad que los mejores profesores debían hacerse cargo de los grupos más numerosos y así el grupo de ingeniería tendría el primer día de clase unos 300 alumnos y otros tantos el grupo de [estudiantes de] química de Çercau.

Les recibí en plan de amigos y les dije que íbamos a estudiar la asignatura más importante de su carrera. Les expliqué lo que yo había escrito en la memoria de la oposición a la cátedra de Granada y me escucharon ensimismados de modo que al pasar junto a un alumno, que terminó siendo buen amigo mío, le oí que decía a su compañero: ”esto si que es un profesor como el que yo había soñado siempre encontrarme alguna vez”. Igualmente hice en el grupo de química y en el de estudiantes de la Escuela de Física.

El investigador y profesor Víctor Sánchez-Girón pasó dos años en Venezuela y  dejó plasmado el recuerdo de su estancia como una experiencia muy agradable y productiva:

Mi experiencia en Venezuela fue de lo más fructífero que podría imaginarme. Tuve la oportunidad de conocer a varios profesores que constituíamos el plantel de profesores de la reciente Escuela de Física: Un grupo de argentinos, [Manuel] Bemporad, el director, Santa María [creemos que se refiere a Horacio Santamaría, profesor de física, doctorado en la Universidad de La Plata en 1952, y quien luego fuera por muchos años director de estadística de la CEPAL], Çercau y [Carlos] Domingo³; dos ciudadanos de la URSS, Toratext y Schervan [se refiere a los profesores Danil Toradse y Nicolás Szczerban] (el primero Georgiano y el segundo Ucraniano); [Jerzy] Gintel, un polaco con quien terminé escribiendo un libro de Física, y el grupo de españoles: Montul [José Montull Masip], que hizo el viaje conmigo, Mario [Hernández], [Eduardo] Gil Santiago, Palacio (que explicaba Matemáticas) [se refiere al matemático, Ángel Palacio Gros], Ancochea (que probablemente llegaría contratado por Velayos) [se refiere al matemático Germán Ancochea y a Salvador Velayos], Burgeal [Antonio Bourgeal Uztáriz] y yo.

Fisica victor 4

Las rostros de algunos de los profesores, padrinos fundadores de la Escuela de Física, UCV, mencionados por el profesor Víctor Sánchez-Girón Núñez en su relato sobre las vivencias en Venezuela en 1960. La foto de fondo es del antiguo Edificio de Física en Ingeniería, UCV en donde ocurrieron muchas de las experiencias de vida de este profesor y científico español.

En sus pinceladas de opiniones nos revela las competencias amistosas entre los profesores del departamento:

Entre [los físicos] españoles y argentinos había cierta rivalidad por saber que grupo era mejor que el otro y creo sinceramente que salimos ganando los españoles. Así resulta que el primer día que Çercau dio su clase a los químicos, de quienes me había despedido el día anterior tras anunciarles el cambio de profesor que iban a tener, se me presenta un grupo bastante numeroso de alumnos diciendo que no les gustaba el nuevo profesor y que yo tenía que volver a darles clase, porque, según decía un italiano, les había hablado de un cojete que iba por el aire, y yo no entendía nada, hasta que otro alumno me dijo que lo que quería decir por cojete era un cohete. Me costó calmarlos, pero terminé convenciéndoles que había que dar cierto margen al profesor para saber cómo iba a responder.

El caso es que a la Universidad de Valencia (4) [se refiere a la Universidad de Carabobo] había ido otro grupo de profesores españoles, Cid y Tarrats [el físico, Jesús María Tharrats Vidal quien en 1963 sería también profesor en la UCV], lo que nos dio motivo para ir varias veces a Valencia bien de visita o bien a algún bautizo, por ejemplo de un hijo de Cid.

Creo que tuve muy buena fama en la escuela de Física, logré llevar a [Sebastián]Feliú a la Escuela de Ingeniería Metalúrgica, también recién creada por [Gonzalo] Castro Fariñas, que se preocupaba poco de este asunto [de los trámites] y yo tenía que escribir las cartas a Feliú, quien cuando llegó a Venezuela se quedó estupefacto del dinero que se ganaba allí comparado con el sueldo que teníamos en el Instituto del Hierro y del Acero (IHA).

Otra cosa que hice fue dirigir a Fangano, un profesor de la Escuela de Ingeniería, un trabajo sobre la influencia que los cortes dados a la chapa magnética hacían repercutir en el aumento de la cifra de pérdidas que experimentaba el material. Castro y Feliú nos ayudaron a ver la profundidad de los cortes dados a la chapa magnética. El trabajo lo publicamos en la revista del IHA.

[NOTA: El 30 de octubre 2012 se añadió la nota de abajo sin el extracto del artículo el cual ha sido incluido en esta versión. El título del trabajo es Influencia de los cortes mecánicos en las pérdidas totales de una chapa de acero al silicio y en su estructura metalográfica.

1er paper Magnetismo

Parte del texto del trabajo, “Influencia de los cortes mecánicos en las pérdidas totales de una chapa de acero al silicio y en su estructura metalográfica.”

Agradecemos al profesor Víctor Sanchez-Girón, hijo por haber rescatado del archivo de su padre este documento para la historia de la Escuela de Física, UCV. Este artículo, el cual sin duda está entre las primeras publicaciones de la Escuela de Física muestra el estrecho lazo que había para la época entre ingeniería y física en donde existían seminarios comunes entre las Facultades de Ciencias e Ingeniería y los profesores de Física también eran profesores de los estudiantes de Ingeniería. Otro ejemplo de este lazo cercano es que, no solo los cursos de introducción a la Física eran dictados por los físicos del Departamento de Física de la EDFM, sino que también algunos cursos superiores de Ingeniería eran enseñados por Físicos. Por ejemplo, para el año académico 1960-61, el curso de Teoría Electromagnética, una materia de Ingeniería Eléctrica, era dictado por Manuel Bemporad, Director de la EDFM. Fin de la nota.]

Cierto día, y tal vez por el criterio de Mario [Hernández] que quería que los profesores argentinos vieran la calidad que teníamos los españoles, me organizó una charla que tuve que dar en la Escuela sobre el origen del magnetismo de la materia, la cual me salió redonda y a Mario y a Gil Santiago les gustó mucho. Mario comentó que les habíamos dado en el cogote a los argentinos que era una cosa de la que Mario tenía ganas de que sucediera.

Yo adquirí buena fama en la Universidad de Venezuela y tenía a raya a los alumnos. En los exámenes suspendía a bastantes y en los de septiembre en una ocasión suspendí a todos los que se presentaron que fueron unos pocos, no más de seis o siete. Me dijeron los alumnos que la ley de la Universidad prohibía suspender a todos los alumnos, pero yo les dije que eso no iba conmigo y se callaron. En fin, otras anécdotas las contaré cuando escriba mis Memorias, si es que llego a escribirlas.

Lamentablemente, el profesor Don Víctor Sánchez-Girón nunca las llegó a escribir. Luego de  pasar tres años teniendo muy mala salud, el profesor Víctor Sánchez-Girón falleció en abril del 2009.  Sin embargo, si nos dejó entre nosotros su espíritu de trabajo, los resultados de sus investigaciones y sus libros publicados, motivos de inspiración para continuar construyendo la mejor Escuela de Física posible.

Con el profesor, Jerzy Gintel  publicó el libro:

fisica-gintel-sanchez1FÍSICA GENERAL: Mecánica, Termodinámica y Ondas”,  Jerzy Gintel y Víctor Sánchez-Girón, 1965, Universidad Central de Venezuela, Ediciones de la Biblioteca, 466 p.: illus.; 23 cm.

Este libro, nos relata Helga Lindorf, estuvo listo en 1959 para ser publicado pero las imprentas venezolanas de la época no podían manejar ecuaciones así que tuvieron que esperar a 1965 para su impresión. El texto finalmente se imprimió en España.

Otro libro de este científico español es: Materiales magnéticos, Víctor Sánchez-Girón, Ed. Montecorvo, Madrid, 1965. Como se mencionó anteriormente. También escribió una nota biográfica, en forma de separata, del físico Louis Néel (1904-2000)  , quien  en 1970 recibió el premio Nobel en Física por sus trabajo pioneros  en los estudios de las propiedades magnéticas de los sólidos.

divider-line1-300x72

Víctor Sánchez-Girón: De regreso en España

Luego de su regreso de Venezuela, Víctor Sánchez-Girón continuó su actividad como investigador en España, en el Centro Nacional de Investigaciones Metalúrgicas (CENIM) del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC). En 1962, lo encontramos como profesor encargado del curso monográfico del Doctorado: Ferromagnetismo, Antiferromagnetismo y Ferrimagnetismo y, desde 1963 hasta el año lectivo 1978-79, es profesor de Física en la Escuela Técnica Superior de Ingenieros de Telecomunicaciones de la Universidad Politécnica de Madrid, en donde también daba clases el Prof. Eduardo Gil Santiago, a quien conoció en Caracas, como profesor en la Escuela de Física y Matemáticas.

Victor Sanchez Giron en España

El Prof. Víctor Sánchez-Girón años después en su oficina en España.

En 1971 fue clasificado como Profesor de Investigación del CSIC y para 1985, fue el Presidente del Comité Organizador de la V Asamblea del CENIM y el 1 de agosto de 1987, según los reglamentos, y por ser funcionario de carrera del Ministerio de Educación y Ciencia, debió jubilarse forzosamente.

Dejó muchos trabajos publicados entre ellos: Possible Application of a Magnetic Method to the Study of Interdiffusion in Multiple Layers of Cu and Ni,  V. Sánchez-Girón,  y  M. P.  Suárez, (Jan-Feb 1976), Revista de Metalurgia, Vol. 12, no. 1, pp. 10-15.

Este científico español que vino a Venezuela en la etapa fundacional de la Facultad de Ciencias, en 1960, formó parte, junto con Fidel Alsina, Marcos Ghiglione, Jerzy Gintel, y Eduardo Gil Santiago, de la comisión para reformar los estudios de la Licenciatura en Física con el objetivo principal de mantener un alto nivel en los estudios. Sin duda, hoy podemos decir que Víctor Sánchez-Girón Núñez es uno de los padrinos fundadores de la Escuela de Física de la Universidad Central de Venezuela.

Víctor Sánchez-Girón Núñez se fue, pero su espíritu vive con nosotros en la UCV, mi alma mater, la casa que vence la sombra.

divider Page-Breaker


(1) En 1949, a pocos meses de la aparición del primer número de la revista IHA, el Consejo Técnico Administrativo creó el Premio Revista del Instituto del Hiero y del Acero, que consistía en un primer premio, dotado con 5.000 pesetas, y dos segundos premios de 2.500 pesetas cada uno. Su finalidad era premiar los mejores trabajos de autores españoles publicados cada año en la revista. El premio le fue otorgado a los mas destacados investigadores y técnicos españoles. Nota tomada de Sesenta años de investigación metalúrgica en el CSIC, Mariano Crespo García, Narciso García Moráis, Prudencio Mateo Nieto, CSIC, 2009.

(2) HDPFC: Historia y Desarrollo del Postgrado de la Facultad de Ciencia de la Universidad Central de Venezuela.

(3) Se refiere a Carlos Domingo. Profesor de Física y Programación en la Escuela de Física y Matemáticas, UCV, 1960-1962. Jefe del Departamento de Cálculo Numérico en la Escuela de Física y Matemáticas, UCV, 1961-67. (Participó en la creación de la Licenciatura en Computación, UCV). Egresado  de la Escuela Industrial de Buenos Aires (1947) y de la Universidad de Buenos Aires (1953). Hoy es profesor jubilado de la Universidad de Los Andes.

(4) Se refiere a la Universidad de Carabobo en Valencia, junto a la reapertura de esta universidad, su Facultad de Ingeniería inicia sus actividades en el año 1958 y había hecho arreglos para traer profesores españoles (ver, UC 50 Aniversario pág. 5 y 7)

 

SOBRE EL AUTOR:
José G. Álvarez Cornett (@Chegoyo en Twitter)
Miembro de COENER, del grupo “Physics and Mathematics for Biomedical Consortium“, y de la American Physical Society (APS). Representante de los Egresados ante el Consejo de Escuela de Física, Facultad de Ciencias, UCV.

JAC-minibio-pic1

© Chegoyo 2015.

 

Filed in: Escuela de Física Tags: , , , , , , , , ,

2 Responses to "Las experiencias de Víctor Sánchez-Girón Núñez (1922-2009) en la Escuela de Física, UCV"

  1. ÁLVARO REYES says:

    Es para mi satisfactorio entrar en esta interesante web.

    En particular, llevo años sin saber del profesor CLAUDE ENRIQUE AVELEDO BRILLETTE. Tuve el honor de recibir enseñanza en la fase de curso básico de Ingeniería – década de los 80- Desde entonces no lo he vuelto a ver ni saber de él. ¡FUE EXCELENTE PROFESOR!

    ¡Saludos cordiales!

    • admin says:

      Apreciado Álvaro,
      Gracias por tu nota. No he podido contactar al Prof. Claude Enrique Aveledo. Me han dicho que vive en San Antonio de los Altos. A mi me gustaría conversar con él por el rol que jugó en la fundación del Dept. de Física de la UDO. Saludos

Leave a Reply

Submit Comment
© 7068 Chegoyo. All rights reserved. XHTML / CSS Valid.
Proudly designed by Theme Junkie.
css.php